Qué de la vida

Es un poemario de Pancho López Romito. Es un poemario distinto así pues. Dice cosas como…

Me agarré por los flecos
a lo infinitamente pequeño
y a lo inconmensurable
La vida me iba en evitar ese
catastrófico divorcio
Cómo encontrar aquel
horizonte infranqueable
donde el vacío ya no es y la luz
tiembla atormentada por temores
científicamente especulados

Después hace combinaciones que solo se podrían esperar en un mendocino del destierro, en quién anduvo a saltos entre revoluciones o en el despistado que cayó de bruces en una involución del carajo (fosas abismales, así las llama). También dice cosas como…

Cómo confundiste la Revolución con un poema
No te diste cuenta que para descubrir a un burócrata
no bastaba con plantearle un problema ideológico
no advertiste que son robots de mil caras
en un mismo espejo amigo-enemigo
siempre dispuestos a adivinar los deseos
del Comandante Supremo ensimismado
a la distancia en sueños asesinos de gloria
Cómo no viste el filo del puñal
Dime necesito saberlo
Cómo queman las balas por la espalda

Qué de la vida, amigo Pancho?

O gobernador Núñez Feijoo

Fernando de Acuña foi enviado por Isabel a Católica para domesticar, e de paso arruinar, Galicia, territorio hostil.

500 anos despois, temos o trasunto de Fernando de Acuña presidindo a Xunta, a un tal Núñez Feijoo que vén de afirmar que o Estado debe ter máis presenza nas Comunidades Autónomas… A figura do renegado quédalle pequena a este home. Eu atopeino no Corte Inglés hai unhas semanas e sobre ese “encontro” redactei o seguinte artigo:

Feijoo en El Corte Inglés

Que distinta (e mellor e máis feliz e máis orgullosa) sería Galicia se este señor fose, por exemplo, un “jefe de planta” de El Corte Inglés (ou tamén directivo de Inditex).

 

El líder del PSOE

Se llama Pedro Sánchez y hace siete meses ganó las primarias en su partido. Lo hizo contra el “aparato”, contra las fuerzas -las vivas y también las agonizantes- internas, lo cual tuvo su mérito. Con la inesperada victoria, alzó la esperanza bastante destartalada de afiliados y simpatizantes y hubo incluso quién vislumbró una posibilidad de que las izquierdas volviesen a gobernar en España. Eso era Mayo 2017. Hoy es Enero 2018 y todo ha cambiado. La cuestión es saber por qué. Pagaría unos cuantos bitcoins por que alguien me explicase las razones.

Hace unos días publicaba en Mundiario este artículo: Pensiones, Cataluña, Podemos: Pedro Sánchez continúa paseando por una larga senda de errores. El artículo empieza así:

“Tras el retiro espiritual en el salón de su casa donde se había recluido, el líder actual del PSOE intentó volver a las portadas de los periódicos con una propuesta con tintes populistas: si gobierna el Partido Socialista, ha dicho, los Bancos pagarán el agujero de las pensiones. Y bien, la cuestión es: ¿qué tiene que ver el tocino con la velocidad? Pedro Sánchez nos lo ha explicado: ya que los españoles contribuyeron con el sudor de su frente al rescate de la banca, es justo que ahora sea la banca quien ayude a sostener el sistema de pensiones. En fin…”

También dice cosas como estas, el artículo:

“Son demasiadas las contradicciones en el PSOE. “No” se convierte en “Abstención”, “Nunca el 155” se transforma en “No queda otro remedio que el 155” y “Acercamiento a Podemos” se vuelve un “Ni agua a Podemos”. Conclusión: frialdad, decepción y alejamiento de los votantes. Lo comprobaron en Cataluña. Lo tenían todo a favor pero su sumisión a los planteamientos de palo y ninguneo del PP, además de actitudes de incomprensible pasividad en momentos clave, terminaron por menoscabar las posibilidades ciertas de Miquel Iceta y el PSC.”

Y termina así, el artículo:

“Pudo abrir un tiempo de cambio y entendimiento entre fuerzas progresistas, pero se sacudió displicentemente el polvo de la responsabilidad. Y ahora nos trae sus soluciones: un menú de recetas populistas. Bravo!”

Dejo el link al artículo por si quieres leer la versión completa: artículo en Mundiaro.

@pallarego

 

 

O bolseiro de Inditex (novela)

A quen interese a narrativa en galego (e o que eu poida contar)

Debo admitir que a publicación de Pallarega (Toxosoutos, 2011) me deixou fondamente decepcionado. A resposta a esta novela á que tantos folgos dedicara fixo que me sentira expulsado do universo da literatura en galego. Así chegaron El Danubio no pasa por Buenos Aires e El émulo de Reginald Perrin, ámbalas novelas en castelán. Ao tempo que escribía a segunda, redactei “O bolseiro de Inditex”. Fíxeno de novo en galego. Remateina e envieilla a Xerais. Bragado respondeume o de sempre, xa sabes que a situación é moi complicada e neste momento non podemos acometela. Os malditos momentos. E non souben o que facer con ela.

Algo despois apareceu Edicións do Peirao. Falamos e decidín probar. A cousa é que esta editorial traballa en dúas fases: unha primeira que chaman “prevenda” na cal os lectores poden reservar un exemplar da novela; se o libro acada en tres semanas as cincuenta reservas, daquela publícase. No caso contrario, volve aos caixóns (dixitais).

O bolseiro de Inditex é unha novela sobre todo divertida. Os editores din que “arrincará risos sen deixar por elo de concienciar sobre temas de índole social.” Pode ser. Tamén que “mestura o xénero negro e a sátira social dun xeito delicioso”. Iso é moito dicir; a min gustoume, claro!

O argumento vén sendo o seguinte: Hai un accidente no que morre o decano da Facultade de Económicas da UDC; o accidente resulta ser un asasinato e o principal sospeitoso é Inditex. No desenvolvemento da historia xorden imprevisibles leas privadas: da Marea que goberna na Coruña contra a propia multinacional galega; a dun mozo miñaxoia contra unha banda de criminais; a dun comisario contra a garda civil e a caste política; e as dunha presada de executivos dispostos a todo con tal de salvaren as súas posicións de privilexio.

Se che apetece ler O bolseiro de Inditex, ou simplemente queres apoiar a súa publicación, haberías entrar nesta dirección:

Reservar un exemplar de O bolseiro de Inditex

Unha vez dentro da páxina, has localizar na dereita o espazo “EXEMPLAR DO LIBRO”, premer en “OBTENER ESTA RECOMPENSA” e cubrir os datos correspondentes. Se chegamos a cincuenta, nunhas semanas recibirás a novela. En caso contrario, retrocédese todo…

E sexa como for, Namasté!

@pallarego

Galicia ten a súa estrela

Após dous meses sen publicar nada, declaro oficialmente a miña incapacidade traumática para manter este blog. Sexa por falta de cousas que dicir, xa for por unha natural desafección cara a estes medios (as RRSS en xeral), o certo e contrastado é que non son capaz de alimentalo como sería necesario. Asumido este feito xa incuestionable, un queda liberado ante quen poida haber do outro lado, se é que aínda queda alguén…

O motivo que me leva a romper este inadvertido silencio vén sendo a difusión do artigo que redactei hai como unha semana para Economía digital. Titúlase “Galicia ten a súa estrela” e trata do valor que está a adquirir Estrella Galicia nestes anos nos eidos económico e social do país. Velaquí deixo parte do contido do artigo:

“A cervexeira do Grupo Hijos de Rivera é máis ca unha empresa de bebidas. Para Galicia representa un motivo de orgullo e identidade, algo que implica un valor fundamental nun país tan orfo de referencias válidas… A Corporación produce e comercializa xa máis de cen artigos pertencentes aos sectores da cervexa, auga, zumes, sidras, vinagres e licores; entre as súas actividades, inclúe tamén servizos varios coma hostalería ou deseño. A facturación total de Grupo en 2017 pode erguerse ata os 450 millóns de euros… A estrutura directa do Grupo ao completo está radicada en Galicia. Unha parte salientable das materias primas –o lúpulo, as uvas, as mazás– proceden de explotacións galegas. En termos de comunicación e marketing, apóstase polo idioma propio e por lemas e mensaxes entendibles en clave de país. Este conxunto de factores explican en certa medida esa identificación xenuína dos produtos co consumidor galego e serven como elemento diferenciador no resto de mercados. Galicia está falta de referencias, de fachos iluminadores, de estrelas que marquen a senda. Velaí a transcendencia e significado do que está a facer o Grupo Hijos de Rivera.”

Dende aquí podes ler o artigo completo. By @pallarego

Cosas de Camboya

Para nosotros Camboya representaba una parada dedicada a ver templos, simplemente. Nuestras referencias se limitaban a Angkor y a Pol Pot y sus jemeres rojos. Y es lo que suele pasar con las bajas expectativas, que abren la puerta de par en par a la sorpresa.

En pleno vuelo entre Ciudad Ho Chi Min y Siem Reap, descubrimos alguna información que pellizca nuestra curiosidad. Angkor fue la mayor ciudad del planeta en el siglo XII, poblada por más de un millón de habitantes; un buen dato para empezar. La cultura jemer -o khemer- se despliega como un fascinante catálogo de creencias, arte y ritos comparables con cualquiera de las civilizaciones más admiradas. Tal como dice nuestra guía Lonely planet, “En ningún lugar del mundo existe tanta riqueza arquitectónica junta… Aquí está el edificio religioso más grande del mundo, Angkor Wat… Los templos son iconos mundiales… Pero pese a la riqueza de Angkor, el mayor tesoro de Camboya es su gente. Los jemeres han sufrido lo indecible pero han recuperado la sonrisa y ningún visitante se marcha de este reino sin sentir admiración y cariño por ellos”. Damos fe.

Cosas que hemos retenido después de tres días en Siem Reap: que, al igual que Vietnam, Camboya dispone de su propio alfabeto, éste bastante más alejado del “occidental” que el vietnamita. El idioma camboyano procede del sánscrito, una de las más antiguas lenguas clásicas. Aunque siguen el calendario de Buda, también celebran fechas señaladas del año chino y de nuestro calendario gregoriano. Se organizan a partir de una monarquía parlamentaria, ese sistema que suena más a oxímoron que a otra cosa. El partido considerado hegemónico lleva ganadas cinco elecciones seguidas y algunos ciudadanos (nuestro guía, por ejemplo) muestran dudas serias sobre la limpieza del proceso electoral. Los niños van al colegio de 7.00 a 11.00 de la mañana; después ayudan a sus padres en la pesca, la agricultura o vendiendo pequeños souveniers a los turistas. Camboya es uno de los países más pobres de Asia. Ah, mejor medio de transporte para turistas: el tuk tuk.

Las razones para la pobreza hay que buscarlas en las guerras permanentes que asolaron Camboya siglo tras siglo. La cruenta guerra civil que tuvo lugar entre 1967 y 1975 (la Guerra de Vietnam, de 1957 a 1975) sumió al país en un caos absoluto. Tres eran las partes en conflicto: la llamada República Jemer liderada por el mariscal Lon Nol, de carácter anticomunista y apoyada por los Estados Unidos; el Frente Unido Nacional de Kampuchea del príncipe Shihanuk, derrocado por el propio Lon Nol; y los Jemeres Rojos, ejército formado por el Partido Comunista de Kampuchea encabezado por el sanguinario Pol Pot. La guerra terminó con la derrota de la República Jemer de Lon Nol (y de Estados Unidos, por tanto) y la victoria de las fuerzas coaligadas de Sihanuk y Pol Pot. El Partido Comunista se hizo con el poder absoluto y los Jemeres Rojos iniciaron un terrible genocidio que duró cuatro años, hasta la invasión por parte de Vietnam en 1979. La nueva guerra entre los dos países vecinos duró hasta 1991. Desde entonces, los ánimos se han calmado y Camboya intenta vivir en paz aunque no exenta de sobresaltos: cerca de cien muertos al año aún se producen por la detonación de las minas sembradas durante los conflictos bélicos. En los alrededores de los lugares turísticos, se encuentran decenas de personas con amputaciones que tocan algún instrumento tradicional a cambio de unos céntimos.

Esos lugares turísticos son los templos de Angkor, naturalmente. Hay alrededor de cien, levantados en medio de un paisaje exuberante, la mayoría edificados en el siglo XII. Visitamos ocho o diez, todos ellos con encantos diferentes: Angkor Wat, templo hinduista, el edificio religioso más grande del mundo; el templo Bayón, con 54 torres y más de doscientas caras de Buda, cuatro por torre más o menos; Ta Phrom, fantasmagórico, mágico, surreal, las imágenes de las inmensas raíces trepando por los muros de los templos se colarán durante días en tus sueños; Banteay Srei, templo precioso, filigranero, construido por mujeres; Phrea Khan, simétrico de interminables pasillos; o, el último por terminar la lista en algún punto, el templo Neak Poan, una pequeña torre a la que se accede por una pasarela de madera sobre un lago que bien podría utilizarse como escenario para pelis de misterio. Todo esto encontrarás en Angkor; vale la pena sufrir ese clima de altas temperaturas y humedad extrema. Una vez vuelves a casa, te quedará el recuerdo de unos monumentos únicos y unas gentes adorables.

Nota: la funcionalidad “engadir fotos” no funciona; de ahí la falta de fotos :-((

@pallarego

Vietnam de norte a sur

Visitamos Vietnam por rellenar un hueco personal. Nada sabía de las culturas orientales más allá de los tópicos. Así que desafiamos sentido común y resistencia física dispuestos a abordar las 24 horas de trayecto entre nuestra casa de A Coruña y nuestro hotel en Hanoi, capital de Vietnam. Hanoi se sitúa al norte de un país que se extiende como una lengüeta por el Pacífico más próximo al Índico. Entre aeropuerto y ciudad, descubrimos un territorio dividido en cientos de pequeñas fincas, el minifundismo a golpe de escuadra y cartabón. Al parecer, el sistema les funciona. En esta zona no plantan arroz porque el terreno, lindando con el río Rojo, es básicamente arenoso.

Así fue nuestro encuentro con una capital de seis millones de habitantes (contando área metropolitana): recorrido por el Barrio Antiguo a bordo de un triciclo taxi; una hora, dos euros. Edificios más bien destartalados a lo largo de calles estrechas a las cuales no vendría mal un punto más de higiene. Denso entramado de cables eléctricos. Diminutos taburetes de plástico donde sentarse a comer, charlar o jugar a las damas chinas. Calor sofocante y humedad. Muchos pies descalzos. Un tráfico inusitado. Scooters a miles, como termitas. Pequeños comercios plenos de baratijas.

Por la tarde, visitamos un teatro de marionetas acuáticas, pintoresco espectáculo ejecutado por casi veinte titiriteros y músicos. No dio para más el día. A la mañana siguiente, visita al Mausoleo de Ho Chi Minh, bloque granítico al estilo utilizado por otros líderes comunistas. El hombre quería algo modesto pero sus últimas voluntades no fueron respetadas. Allí mismo se encuentra la que fue su residencia, en un parque con vocación de jardín botánico. En realidad, el héroe de la independencia vietnamita ocupó una modesta casa de madera -la Casa Zancuda- a poca distancia del palacio presidencial. El lugar también acoge la Pagoda de un solo pilar (el budismo siempre presente, incluso aquí) y alguna otra curiosidad. Entre ellas, la flor de loto, símbolo budista, o las banderas de cinco colores que representan los cinco elementos según la filosofía china tradicional: agua, tierra, fuego, metal y madera (por los cuatro de Occidente: agua, tierra, fuego y aire). En uno de los templos, encontramos fotografías de difuntos señalados con la esvástica, símbolo que significa “prosperidad, buena fortuna” para los budistas.

Continuamos al Templo de la Literatura, dedicado a Confucio. Los templos en Vietnam se dedican a personalidades destacadas y las pagodas a Buda en sus distintas manifestaciones. El Templo de la Literatura se extiende a lo largo de cinco patios, uno por elemento. Seguimos visitando distintas pagodas donde descubrimos la curiosa tradición de ofrecer frutas y otras viandas a las deidades allí representadas. Por señalar alguna, nos quedamos con Tran Quoc y con el templo de Ngoc Son, en el lago Hoan Kiem al final del puente Rojo. Hanoi, por cierto, es rico en lagunas, lo que implica un cierto desahogo para una ciudad con tal nivel de caos y ruido. Última visita: el Museo de la Historia, que nos demuestra cómo los distintos pueblos se han comportado de manera homogénea en aras a la supervivencia y se han diferenciado, sin embargo, en cuestión de arte y creencias.

La bahía de Halong representó una de las decepciones del viaje, no por el paisaje, excepcional, sino por la explotación turística que se respira y por el exceso de horas impuestas en el programa. Un crucero de 2/3 horas sería suficiente. En camino para tomar el avión que nos conduciría a Hue, paramos en la pagoda seminario de Yen Tu, un complejo amplio que debería haber sido restaurado con algo más de cuidado. Llegamos a Hue, capital de Vietnam entre 1802 y 1945, donde visitamos la Ciudad Imperial, sede de los reyes títere, meras figuras decorativas manejadas por Francia. Después, la pagoda de Thien Mu y los templos funerarios de los emperadores Tu Duc y Khai Dinh. Estos templos se disponían en cinco zonas: patio de honor, estela, templo, tumba y lago. Un paseo, quizás prescindible, por el río Perfume, dio término a la estancia en esta ciudad de pasado rimbombante.

Tiramos en autobús para Hoi An. En el camino, hacemos parada en la laguna salada de Lang Co, lugar fotogénico, y en el Paso de las Nubes donde se localiza un antiguo enclave del ejército USA. Hoi An es Patrimonio de la Humanidad, una ciudad cruzada por el río Thu Bon el cual separa los distritos chino y japonés. El puente japonés, unido a una pagoda, es el símbolo de la ciudad. La concesión de la UNESCO se justifica por la sucesión de casas construidas entre los siglos XV y XIX que muestran una heterogeneidad de estilos e influencias. Se ha de visitar alguna casa específica, acondicionada ahora como museo; en nuestro caso, penetramos en la llamada Tan Ky. Me llamaron la atención, sobre todo, los dos altares instalados en el centro de la vivienda, uno dedicado a los difuntos de la familia, a los que se reza el 1 y 15 de cada mes del año lunar, y el ofrendado a Buda Misericordia, al cual se reza, con incienso, todos los días antes de salir al exterior. No lejos de Hoi An se encuentran las Montañas de Mármol; en sus pasos y cuevas se han esculpido altares hinduistas y budistas y se han construido pagodas y templos. Durante la Guerra del Vietnam, una de sus mayores cuevas fue utilizada como hospital.

Como último destino del viaje, recalamos en Saigón, hoy Ciudad Ho Chi Minh. No es capital aunque sus infraestructuras y su nivel de desarrollo lo merecerían. El tráfico en Saigón recuerda al enjambre de Hanoi. También la multitud de pagodas y templos.

Nos llamaron la atención especialmente Thien Hau, en el barrio chino de Cholon, y sobre todo, la pagoda del Emperador de Jade en la cual los fieles adoran exóticas esculturas vinculadas a Buda entre la niebla del incienso. Ciudad Ho Chi Minh presenta múltiples atractivos: su oficina de Correos diseñada por Gustav Eiffel, la Torre Bitexco que ofrece una vista panorámica espléndida, el estremecedor Museo de los Restos de la Guerra, el Museo de Bellas Artes con una importante colección de pinturas con motivos bélicos, el Museo de Medicina tradicional vietnamita, los túneles de Cu Chi o el delta del Mecong y sus casas flotantes. Un consejo final: como despedida, asiste al “A O Show” del Teatro de la Ópera, un espectáculo que combina de manera sublime las tradiciones de este país, la vanguardia expresionista y los deseos de felicidad para hombres y mujeres de buena voluntad.

Ve también “Lo que aprendimos en Vietnam

@pallarego

Lo que aprendimos en Vietnam

Los vietnamitas quieren vivir en paz. Son 92 millones. Su historia muestra un pueblo en permanente conflicto con China y en esporádica pugna con distintos países, Francia, Estados Unidos, Camboya… Su raza no se diferencia de la raza china. Por ello, hasta 1945, año de su independencia definitiva (esperemos), se teñían los dientes de negro, para diferenciarse.

El Vietnam de hoy contempla vestigios del pasado colonial. En torno a 1850, Francia ataca la península indochina en su ánimo de controlar el negocio de materias primas y abrir una ruta comercial hacia China. Consigue apropiarse del territorio hoy ocupado por Laos, Camboya y Vietnam. Los franceses dividen Vietnam en tres zonas geográficas y gobiernan a su antojo a través de los llamados “reyes títere”.  España ayuda a Francia en la campaña de Cochinchina, la zona sur con capital en Saigón. Las sublevaciones contra los franceses siempre fracasan hasta que durante la Segunda Guerra Mundial, Vietnam es ocupada por Japón, país aliado de la Alemania nazi. El movimiento de liberación nacional, de ideología comunista y liderado por Ho Chi Minh, aprovecha la vulnerabilidad que propicia la Guerra Mundial para alzarse en armas y recuperar la soberanía del país. No obstante, nuevas acciones por parte de Francia provocan la continuidad del conflicto hasta la firma de la paz en 1954.

Lo que habría de ser un acuerdo entre Francia y los países que conformaban en aquel entonces Indochina, se convierte en un apaño entre China y Estados Unidos según el cual Vietnam se divide en dos: el norte dominado por China, el sur controlado por los yanquis. Un intento de unificación con hegemonía comunista es contestado por fuerzas contrarias al proyecto apoyadas por Estados Unidos. Enseguida estalla la confrontación que terminaría por convertirse en una de las guerras más sanguinarias y crueles de la historia contemporánea. Las barbaridades cometidas por el ejército norteamericano han quedado reflejadas en el Museo de la Guerra de Saigón, cuya visita resulta estremecedora. En 1975, tras veinte años de lucha y muerte, Estados Unidos es vencido. Vietnam queda destrozado. La llamada Guerra del Vietnam aún se recuerda vivamente y no es para menos. Lo que ocurrió en aquellos años no debe ser olvidado jamás.

Pero lejos de intentar instaurar la paz como principio de convivencia, Vietnam, apoyado por la Unión Soviética, atacó Camboya en 1979. Con ello, acabó con el régimen aterrador de Pol Pot y los jemeres rojos, éstos apoyados por China. Las fuerzas vietnamitas permanecen en Camboya (llamada entonces República de Kampuchea) hasta 1989. En ese momento, el Partido Comunista de Vietnam ya ha adoptado los principios de la economía capitalista con lo cual el país, finalmente, inaugura una época de paz y de búsqueda del bienestar y el progreso económico. El desarrollo se pone de manifiesto en los millones de motocicletas que inundan las carreteras y caminos vietnamitas que antes se poblaban, sobre todo, de bicicletas. El tráfico resulta un caos incontrolable lo que hace pensar que, quizás, el crecimiento económico se está produciendo de manera igualmente poco equilibrada.

La nación vietnamita se edifica sobre tres pilares: el confucionismo, que inspira su vida terrenal, el budismo, que delimita su vida espiritual, y Ho Chi Minh, padre de la patria. Para un observador occidental, no es sencillo comprender la presencia tan sólida de doctrinas emitidas por un pensador -chino- que vivió en el siglo V a.C. y su influencia, por ejemplo, en el papel secundario que se suele encomendar a la mujer en el Vietnam del siglo XXI. Tampoco es fácil de entender la condición divina que se atribuye a un asceta -de nuevo chino y también del siglo V aC- capaz de adoptar muy diversas variantes. Más difícil aún puede resultar asumir esa convivencia diríase que natural entre el dogma comunista y las creencias religiosas que se derivan del budismo.

En términos más concretos, el visitante occidental se conmoverá por el esfuerzo de unos ciclistas en chanclas que desplazan con inusitada habilidad sus triciclo taxi entre un enjambre de motocicletas -sobre todo-, automóviles, furgonetas y autobuses. Será sorprendido ese visitante por la forma en la cual los vietnamitas confraternizan sobre minúsculos taburetes plásticos apostados sin orden ni concierto a lo largo de las aceras. Si su estómago se lo permite, podrá degustar platos de la gastronomía local en uno de los miles de puestos abiertos al público. También adquirir cualquiera de las baratijas que, por millones, ocupan unas tiendas que recuerdan la oferta comercial del “Chino Antonio”. Le sorprenderán seguramente las mascarillas que, en múltiples diseños, utiliza buena parte de la población a fin de protegerse de la contaminación y de los rayos del sol. Se asombrará por el enorme cauce de los ríos que riegan este país tan exigido por sus arrozales. Quizás llamen su atención unos carteles informativos que nunca están en alfabeto chino sino en el “quoc ngu” vietnamita, un legado de los franceses en su intento de marcar distancia respecto a la gran potencia mandarín. Ese visitante occidental, tal vez, se sienta defraudado al visitar alguna de las miles de pagodas distribuidas en cualquier localidad vietnamita, e incluso por los templos dedicados a los reyes y emperadores cuya pompa y ornamentación se encuentran a años luz de los que lucieron en sus momentos de esplendor las monarquías más poderosas del planeta.

En los diez días que pasamos en Vietnam, apenas disfrutamos de paisajes impresionantes; tampoco vislumbramos monumentos extraordinarios o lugares que nos dejasen sin respiración. Sin embargo, quedamos cautivados por un pueblo que, ajeno a sus aparentes contradicciones, muestra un respeto orgulloso por sus tradiciones legendarias al tiempo que encara un futuro por fin alejado de aquellos tiempos de contienda permanente.

Continúa en “Vietnam de norte a sur

Las gentes de Cataluña

Hace unos días, me lo confesaba una charnega, una catalana nieta de andaluces y extremeños. La califico del modo en que ella misma se identifica. Habla y con su gesto transmite un sentimiento de incomprensión e indefensión. Dice: “Nos están desquiciando, no sé lo que va a ser de nosotros”. Tiene algo más de treinta años, ha vivido en Jordania y Londres y jamás se consideró independentista. Creo que reproduzco sus palabras literalmente: “Yo me siento española pero no me permiten serlo”. Y afirma que el día 1 de Octubre saldrá a buscar una urna por toda la ciudad. Y que votará Sí “para ver si de este modo se enteran de algo”. Me muestra orgullosa en el móvil el vídeo de la última Diada. “Es sobre todo nuestra fiesta, que se celebra en un ambiente fraternal maravilloso. ¿Y qué han destacado? Al imbécil que quemó las banderas.”

El sentimiento de los catalanes

El caso que comento en el párrafo anterior reproduce el sentimiento de la mayoría en Cataluña; desde luego, de la mayoría en Barcelona. Desde hace diez años, vengo con regularidad a esta ciudad. He asistido a la metamorfosis que han producido durante este tiempo las políticas del Partido Popular. Las gentes de Cataluña se sienten agredidas desde 2009 cuando el Tribunal Constitucional derogó una parte relevante del Estatut aprobado en 2006. Se sienten menospreciadas cada vez que el gobierno del Partido Popular desoye sus demandas de autogobierno. Se sienten vilipendiadas cada vez que alguno de los medios “oficialistas” los ofende desde Madrid. Y se sienten excluidos cada vez que el establishment maniobra en contra de sus legítimas aspiraciones.

El sentimiento independentista en Cataluña se ha duplicado en apenas siete años. En el Partido Popular nadie parece haber estudiado las razones de una tan drástica evolución. Tampoco parecen preocuparle al PP las causas de esos seis años consecutivos de masivas Diadas reivindicativas. Desde luego, no se cuestionan los efectos que está provocando en la ciudadanía de Cataluña la agresiva campaña de coerción y represión lanzada por el gobierno Rajoy para impedir el referéndum del 1 de Octubre. Lo que piensan y sienten los ciudadanos de Cataluña –no sus partidos o sus instituciones– parece traerles sin cuidado.

Habría que preguntarse si esta falta total de empatía del PP respecto a los catalanes se explica por la recalcitrante estulticia de sus cargos (improbable), por el mandato cósmico de sus ancestros (quizás) o porque consideran que el enfrentamiento abierto y el enconamiento de las posturas constituyen los argumentos que les garantizan el mantenimiento en el poder (casi seguro).

Un nuevo gobierno como solución

Mi impresión personal (solo eso) después de diez años visitando Cataluña reiteradamente es que la mayoría de catalanes, más que separarse de España, lo que desean es segregarse del Partido Popular; o mejor: de la particular visión que el Partido Popular tiene de España. ¿Cuál es esta versión? Pues la de un país de pensamiento único, de cultura única y de nación única; un país en el cual la Justicia se pone al servicio del partido hegemónico; un país en el que la policía organiza impunemente investigaciones espurias; un país en el cual los medios de comunicación sirven a los intereses de los grupos de poder; un país donde la corrupción se ha generalizado y es amparada desde el ejecutivo; un país en el que impera la precariedad y la desigualdad social; un país que condecora vírgenes y subvenciona fundaciones franquistas; un país en el que la libertad de expresión depende del gusto de los clanes que manejan el cotarro; un país dividido, enfrentado, deprimido y desquiciado. En esa versión de país ellos saben gobernarse.

El Parlament de Cataluña ha convocado un referéndum que es una castaña y que carece de las mínimas garantías de legitimidad. La Generalitat se empeña en su celebración aun sabiendo de su nula representatividad. Hubo ocasiones para negociar las posturas de cada cual, todas ellas rechazadas. La actitud del gobierno Rajoy ha sido la negación, los tribunales y la policía. Y el recurso a los medios afines que aplauden y jalean cada movimiento. La ciudadanía de Cataluña asiste perplejo y se posiciona al lado de sus instituciones. El Partido Popular continúa impertérrito actuando en contra del sentimiento mayoritario de los catalanes y apelando a una legalidad que ellos han conculcado una y otra vez por activa y por pasiva. La brecha entre las dos realidades es ya inmensa.

Por eso la solución tras el 1-O no pasa por unas nuevas elecciones en Cataluña, como afirman algunos, sino por unos comicios generales. Es imprescindible formar un nuevo gobierno en España que sanee este ambiente contaminado, que tienda la mano, que acerque posturas, y que empiece la reconstrucción de este país a partir del modelo de convivencia que el ciudadano –catalán y español– está demandando a gritos. En un momento próximo y necesariamente sosegado, habrá que pactar un referéndum que calme los ánimos de un modo definitivo y deje atrás estos momentos de tanta vergüenza y desolación. Necesitamos un gobierno que considere y trate al ciudadano como el elemento clave y esencial de toda esta historia.

Artículo publicado en Mundiario by @pallarego

Sobre lo que ocurre en Cataluña

El conflicto entre el Partido Popular y Cataluña viene de julio 2006 cuando los visionarios dirigentes del PP decidieron presentar un recurso de inconstitucionalidad contra el nuevo Estatut, el cual había sido previamente aprobado por el Parlamento catalán y las Cortes Generales y refrendado en el correspondiente referéndum vinculante.

Por aquel entonces, el Partido Popular estaba en la oposición y el independentismo suponía el 14,9% del censo según el Centro de Estudios de Opinión. A partir de ahí todo cambió: el PP ganó por mayoría absoluta las elecciones generales de 2011 y el independentismo se convirtió en la primera opción de los votantes en Cataluña según datos del mismo instituto demoscópico (3ª oleada 2013: 48,5% Estado independiente frente al 21,3% que preferían una España federal, el 18,6% Cataluña Comunidad Autónoma y el 5,4% simple Región).

La cucaña del referéndum

El gobierno de la Generalitat ha anunciado para el próximo 1 de Octubre, un referéndum vinculante por la independencia de Cataluña. Quiere esto decir que si el resultado de la consulta fuese proclive a la secesión, el ejecutivo catalán declararía a continuación la independencia. Esto sobre el papel, naturalmente, y sin exigir, por cierto, un porcentaje de participación mínima.

¿Qué opción se revela como alternativa más probable? Hay que tenerlos bien colocados para hacer un pronóstico, o ser un inconsciente. Yo apuesto, con la humildad y la osadía del inconsciente, porque la cosa se quede en un simulacro tras el cual los unos y los otros puedan conservar, con un grado más de exacerbación, su posición actual.

Este referéndum se nos presenta como la cucaña de las fiestas del pueblo. Se intenta una y otra vez alcanzar la cima pero una y otra vez los candidatos se precipitan al agua. En eso consiste el sarao, en una serie interminable de chapuzones. Y nadie se siente defraudado. Cuanto más aparatosa la caída, mayor la celebración (hasta que de repente aparece un despistado que consigue llegar a la cúspide entre el estupor de los asistentes).

Esta cucaña se ha ensebado con kilos de tocino, por los unos y por los otros. Más fácil sería trepar por un palo seco. Es decir, intentar una negociación con distintos plazos y objetivos. Los avances serían lentos, habría etapas de remanso y otras de aceleración, pero estamos hablando de Historia. Hasta el más convencido de los independentistas habrá de reconocer que una relación tan estrecha –íntima se diría– como la que Cataluña y España han protagonizado estos últimos cinco siglos no se puede romper entre empellones y trapicheos. Sabe positivamente que un proceso de este calado exige el cumplimiento de una larga lista de requisitos de múltiple naturaleza que no se resolverán por mucho que se retuerza la voluntad popular.

Un referéndum de independencia exige, de entrada, otro escenario, y una valoración profunda de argumentos, y un debate amplio y sereno, y la ausencia de elementos distorsionadores. Y requiere para su implantación de una mayoría sólida y consolidada y un plan de acción exento de incertidumbres y unos dirigentes limpios de sospecha dispuestos a adoptar las posiciones generosas que la creación de un nuevo Estado demandaría.

Sin embargo, el referéndum que se está montando no pasa de “trapallada”, término gallego que viene a significar algo así como “chapuza para cuando eres incapaz de articular la solución adecuada”. Repasar la lista de inconveniencias, objeciones, reparos, tapujos y mascaradas que se han acumulado en estos últimos meses nos alejaría del modesto objetivo de esta colaboración.

Todos ganan

Lo peor: este referéndum no garantizaría en absoluto la representatividad de su resultado. Resulta bastante probable que el independentismo gane con holgura cuando la realidad ciudadana sea posiblemente otra. ¿Cómo es posible entonces que se haya llegado hasta aquí? En síntesis, porque a (casi) todos beneficia el referéndum y porque a (casi) nadie perjudica.

El mayor beneficiario es claramente el Partido Popular. En cualquier otro contexto, resultaría inimaginable que una organización política tan agujereada por escándalos e indecencia pudiese conservar su condición de fuerza mayoritaria. El “proceso catalán” sirve al PP no solo para sostener su base electoral sino también como excusa para restaurar sus convicciones más profundas, esas que lo colocan una y otra vez ante el espejo del franquismo. Es algo más que curioso, por ejemplo, contrastar la obsesión que los populares muestran con la Ley en materia de Cataluña y el desprecio que manifiestan en otras cuestiones como la Memoria Histórica.

El partido heredero de Convergencia, el llamado PDeCAT, se agarra al referéndum como a su última tabla de salvación. El legado del pujolismo, el flujo de corrupción que inunda sus estructuras y el rastro de la política neoliberal que aplicó con fruición durante la crisis, han hundido las expectativas electorales de un partido histórico que ha protagonizado una bastante lamentable refundación. El referéndum sería su trofeo y la independencia su probable revitalización.

Esquerra Republicana lo tiene claro como el agua. En 2006, propugnó el NO al nuevo Estatut, postura apoyada tan solo por el 20,76% de los votantes. En las elecciones al Parlament celebradas ese mismo año, había obtenido el 14% del total de votos. Pero es que en los comicios de 2010, alcanzó únicamente el 7%; pasó a ser la quinta fuerza en Cataluña. A partir de la sentencia del Tribunal Constitucional de 2011 que afeitaba el texto del Estatut, ERC experimentó un ascenso meteórico que la ha situado como primera organización política y eje central del modelo que termine instaurándose. Esquerra se lo debe todo al Partido Popular y a su postura beligerante contra Cataluña.

El PSC-PSOE vive el referéndum como el intervalo que precisa para su reconfiguración orgánica. Agarrado a la bandera de la plurinacionalidad que cosiera en los años de la Transición, espera recuperar terreno en su segundo gran bastión territorial. Sin Cataluña, el PSOE nunca ganará en España. Con el PP y Ciutadans dominando el exiguo segmento de conformes con el statu quo actual, el PSC solo puede morder en las carnes de ERC y de En Comú Podem. Por ello debe visualizar y difundir el mensaje del federalismo, que sin embargo no garantiza la recuperación de protagonismo. De acuerdo con el Centro de Estudios de Opinión, la opción federal se encuentra en su momento más débil, con apenas un 21,7% de las preferencias (1ª oleada 2017).

Para Ciutadans, el referéndum no solo le permite mantenerse en el candelero como fuerza de origen catalán sino que, al igual que ocurre con el Partido Popular, le da alas para mostrar su carácter jacobino más rancio (y seguramente genuino) y seguir apoyando al PP por mucho que el partido gobernante continúe incumpliendo las iniciales exigencias de C’s.

Así pues, todos ganan. O casi. Queda el partido -o lo que sea- de Iglesias y Colau, Podemos y sus famosas confluencias, que semejan cualquier cosa menos una organización cohesionada. Dirán, echando mano de su versión más pop, que la cohesión no es imprescindible en política, que bienvenida sea la diferencia y el contraste, que de la mistura de ingredientes discordantes, emanará la esencia más pura. Dirán lo que quieran utilizando esa retórica pseudofilosófica tan de la Complutense que apenas entiende el ciudadano medio. Por eso están bajando en las encuestas. Por eso, a ellos lo del referéndum, no les cuadra nada bien.

Artículo publicado el 14 de Julio en Mundiario con el título: 1-O: Un referéndum que beneficia a (casi) todos en Madrid y en Cataluña